FR  /

A A A

La sequedad ocular y los hábitos de prevención

Prévention sécheresse oculaire

¿Ha experimentado también, al despertarse, al final del día o tras pasar muchas horas delante del ordenador, síntomas como ojos secos o irritados, fatiga ocular, picores o comezón, sensación de arenilla, trastornos de la visión, reducción de la capacidad para ver de lejos o incluso migrañas?

Todos estos síntomas son signos de sequedad ocular. Pero también hay pacientes que sufren sequedad ocular sin experimentar síntomas.

Más de uno de cada 3 franceses padecen sequedad ocular. Se trata de uno de los principales motivos de consulta para los oftalmólogos en todo el mundo. La intensidad, el historial y la frecuencia de los síntomas asociados a la sequedad ocular pueden afectar enormemente a la vida cotidiana de las personas que la padecen.

¿Qué hacer cuando se padece sequedad ocular o para prevenirla?

Para prevenir o reducir la sequedad ocular, es importante empezar a adoptar buenos hábitos desde el momento en que aparecen los síntomas y aplicarlos cada día:

> Evite los factores que agravan la sequedad ocular:

  • Mala higiene de los párpados
  • Frotarse los ojos
  • Exceso de maquillaje en párpados y pestañas
  • Uso prolongado de lentillas
  • Graduación inadecuada
  • Consumo de tabaco, humo, automedicación
  • Uso intensivo de pantallas
  • Iluminación insuficiente
  • Exposición al frío, al polvo y a la contaminación
  • Conducción con las ventanillas abiertas, climatización intensiva
  • Exposición al viento y al sol
  • Dieta no equilibrada

> Cambie su estilo de vida y adopte ciertos hábitos sencillos:

  • ¡Cuide sus ojos!
    • Limpie, caliente y masajee sus párpados para mejorar la cantidad y calidad de las lágrimas.
    • Para prevenir las infecciones más frecuentes en los casos de sequedad ocular (conjuntivitis, infección de la córnea o queratitis, infección de los párpados o blefaritis), evite llevarse los dedos a los ojos o frotarse los párpados. Si tiene que hacerlo, lávese las manos antes de tocarse los ojos.
    • Trate rápidamente las sinusitis y alergias asociadas, así como las lesiones inflamatorias (rosácea y blefaritis).
    • Si usa lentillas, siga las recomendaciones de mantenimiento y no las lleve puesta todo el tiempo. Priorice el uso de gafas con una graduación adecuada.
    • Desmaquíllese los ojos correctamente con productos para «ojos sensibles».
    • Elija un maquillaje de ojos de calidad y con buena fijación para evitar que se corra por los ojos.
    • Opte por un maquillaje ligero y evite usar lápiz de ojos en la zona interna, ya que obstruye los orificios de las glándulas de Meibomio. Aplique la máscara de ojos en los extremos de las pestañas, no demasiado cerca de los párpados.
    • Acuérdese de revisarse la vista y de ir al dermatólogo regularmente.
  • Cuidado con las pantallas:
    • Limite el tiempo que pasa delante de estos dispositivos electrónicos.
    • Al trabajar con pantallas, haga pausas de al menos 5 minutos cada hora y mire a lo lejos regularmente.
    • Acuérdese de pestañear cada 4-6 segundos cuando mire la pantalla o lea.
    • No trabaje delante de la pantalla en penumbra ni con demasiada luz. Elija una luz suficiente y homogénea. Lo mejor es la luz natural. Coloque siempre una pequeña fuente de luz detrás de la pantalla.
    • La pantalla del ordenador debe estar más baja que los ojos, pues de lo contrario nos vemos obligados a mirar hacia arriba, lo que los expone más al aire.
    • Utilice un filtro en la pantalla del ordenador para reducir el impacto de la luz azul.
  • Siga un estilo de vida saludable:
    • Aléjese del humo del tabaco o deje de fumar.
    • Haga ejercicios oculares y de parpadeo: encontrará más información sobre estos ejercicios de parpadeo aquí.
    • Utilice protectores oculares durante la noche.
    • Humedezca el dormitorio.
    • Hágase análisis para detectar posibles trastornos hormonales.
    • Lleve una dieta equilibrada, tome vitaminas (vitaminas A, C y E) y consuma mucho omega 3 comiendo pescado.
    • Beba mucha agua con frecuencia (de 1,5 a 2 litros de agua al día).
  • Manténgase al tanto de las condiciones climáticas:
    • Use gafas para protegerse del frío, el polvo, el viento y el sol.
    • Evite mirar hacia el sol con los ojos abiertos y sin gafas de sol.
    • Si hace mucho calor, no abuse del aire acondicionado: evite que el chorro de aire se proyecte directamente sobre los ojos y limite el uso del aire acondicionado, que intensifica la evaporación de las lágrimas.

Si toma medicamentos, consulte los efectos adversos observados en el prospecto y consulte a su médico de cabecera respecto a este problema de sequedad ocular. No interrumpa su tratamiento en ningún caso sin que así se lo indique su médico.

Por último, no dude en utilizar «lágrimas artificiales», de venta en farmacias, para humedecer sus ojos. Opte por productos unidosis y sin conservantes para reducir el riesgo de infección ocular e irritación. Puede utilizarlos con tanta frecuencia como necesite, de una a dos veces al día o varias veces cada hora. Pida consejo a su farmacéutico.

EN CASO DE QUE PERSISTAN ESTOS PROBLEMAS, CONSULTE A UN OFTALMÓLOGO.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Autor
Autor

Sigue leyendo

Aquí hay algunos artículos que también pueden interesarle.

En Francia, una de cada tres personas padece sequedad ocular

Play Video
Vous quittez le site en version française
En cliquant sur ce lien, vous allez quitter le site masecheresseoculaire.fr, souhaitez-vous continuer ?
Vous quittez le site en version française
En cliquant sur ce lien, vous allez quitter le site masecheresseoculaire.fr, souhaitez-vous continuer ?
Vous quittez le site en version française
En cliquant sur ce lien, vous allez quitter le site masecheresseoculaire.fr, souhaitez-vous continuer ?
Share on email
Partager la page par email
Share on facebook
Partager la page sur facebook
Share on twitter
Partager la page sur twitter
Share on linkedin
Partager la page sur linkedin